Novedades

¿En qué consistió la decadencia y la derrota del Imperio Español?

Nerea

New member
Registro
30 Sep 2020
Mensajes
11
Puntos
3
El Imperio Español fue uno de los imperios más extensos, poderosos e influyentes de la historia, en su punto álgido de expansión, contó con colonias en los 5 continentes. También se llegó a conocer como “el Imperio en el que nunca se oculta el sol” debido a su gran extensión a lo largo del globo.

La historia nos ha demostrado que ningún imperio es eterno, siempre hay un punto máximo de expansión territorial y económica en la que no se vuelve a llegar más nunca, y empieza a decaer inevitablemente. El Imperio Español no fue la excepción, y debido a diversas guerras, tratados, y crisis, este Imperio terminó siendo solo una sombra de lo que alguna vez fue.

Antecedentes de su decadencia
Para finales del siglo XVI España tenía bajo su jurisdicción gran parte del territorio de América, además de las colonias de Filipinas, en África y territorios europeos anexados a su mandato gracias a alianzas entre los reyes; alianzas que no dieron los frutos que deberían, y marcó el inicio del declive del Imperio.

Las colonias de América proporcionaban una gran fuente de ingresos debido a la extracción de plata. Sin embargo, estas ganancias se utilizaron en financiar las guerras que España libraba en el viejo continente. Las Guerras de Religión, la Guerra de los 30 años, la Guerra Turco-veneciana y la guerra Franco-española fueron los conflictos más importantes.

El hecho de tener tantos frentes y enfrentamientos hizo que poco a poco las arcas del imperio se fueron vaciando, y los ingresos provenientes de la plata en América, no eran los suficientes para suplir este déficit. Felipe III decidió llevar una política más pacifista y llegar a tratados y treguas con sus adversarios, para darle al Imperio, el oxígeno que necesitaba.

Imperio Español .jpg

El descenso sin retorno del Imperio Español
Durante el siglo XVII regresaron los conflictos armados contra otros países y alianzas, agravando así la situación ya delicada en la que se encontraba España. Para ese entonces, el Imperio, a mano de los ingleses y franceses, fue perdiendo progresivamente sus territorios.

La muerte de Carlos II trajo un vacío monárquico, puesto que no había dejado descendencia y debido a su retraso mental, había dejado al Imperio en lo más bajo. Esto trajo consigo un conflicto interno en España, la guerra de Sucesión española, que culminaría con la ascensión de Felipe V como rey del Imperio Español.

Su reinado traería nuevas reformas económicas y administrativas al Imperio, el objetivo de estas era el centrar aún más poder en el rey; además de aumentar los impuestos a las colonias y añadir más burocracia, algo que no agradó tanto a la gente de la España ibérica, como a los criollos en las colonias americanas.

El punto de inflexión llegó con las Guerras Napoleónicas; en ellas, España fue aliada de los franceses para luego ser controlada por ellos y después, perder territorios a manos de los emergentes Estados Unidos.

Las colonias americanas aprovecharon el debilitamiento de las fuerzas españolas debido a las guerras, para formar revoluciones independentistas. Y, aunque durante el reinado de Isabel II hubo una ofensiva para recuperar el control, el Imperio había perdido definitivamente su poder en América.
 
Arriba Pie